Voz del papa

papa.jpg
VOZ DEL PAPA
 
Voz del papa

El Papa Francisco escribe carta a Ucrania a 9 meses de la guerra:
“Su dolor es mi dolor”

A nueve meses del comienzo de la invasión de Rusia a Ucrania, el Papa Francisco dirigió una importante carta al pueblo de Ucrania para expresar la cercanía de toda la Iglesia.

La publicación de esta importante misiva papal en idioma italiano y traducida al ucraniano se llevó a cabo este 25 de noviembre después de la audiencia privada en el Vaticano del Santo Padre con el Nuncio Apostólico en Rusia y Uzbekistán, Mons. Giovanni d’Aniello.

En la emotiva carta, el Papa relata cómo hace nueve meses en su tierra “se ha desatado la absurda locura de la guerra”.

“Quisiera unir mis lágrimas a las suyas y decirles que no hay día en que no esté cerca de ustedes y no los lleve en mi corazón y en mi oración. Su dolor es mi dolor”, escribió.

En esta línea, el Santo Padre subrayó que “en la cruz de Jesús hoy los veo a ustedes, que sufren el terror desatado por esta agresión”.

Al relatar algunas de las “muchas historias trágicas” que recibe sobre Ucrania, el Papa lamentó en primer lugar, “las de los pequeños: ¡cuántos niños muertos, heridos o huérfanos, arrancados de sus madres!”.

Asimismo, el Papa recordó a los jóvenes que “por defender valientemente la patria han tenido que poner sus manos en las armas”; a las esposas que “han perdido a sus maridos”, a las madres que se están sacrificando por sus hijos y a los adultos que están “intentando proteger a sus seres queridos”.

Luego, el Santo Padre recordó a los numerosos refugiados y desplazados internos y agradeció a los pastores del Santo Pueblo de Dios que han “permanecido cerca de su gente, llevando la consolación de Dios y la solidaridad a los hermanos”.

Además, el Papa aseguró que reza por las autoridades porque “sobre ellos recae el deber de gobernar el país en tiempos trágicos y de tomar decisiones con visión de futuro para la paz y el desarrollo de la economía durante la destrucción de tantas infraestructuras vitales, tanto en la ciudad como en el campo”.

Por último, el Santo Padre recordó la oración de consagración al Corazón Inmaculado de la Virgen María, que realizó junto a los obispos del mundo, en la que consagró a la Iglesia, la humanidad y en particular a Ucrania y Rusia.

Al acercarse la Navidad con las frías temperaturas en la región, el Papa hizo llegar a cada uno “el afecto de la Iglesia, la fuerza de la oración y el bien de muchísimos hermanos y hermanas” esparcidos por todo el mundo.