Por: José Antonio Villanueva

Llegamos ahora a Tancítaro, un antiguo poblado de origen prehispánico que, gracias a su ubicación geográfica, durante la época colonial, fue un importante centro de intercambio de productos entre los habitantes de la Sierra Purépecha y la Tierra Caliente, ambas zonas sujetas al antiguo reino o señorío de Michoacán. En esta ocasión, en el marco de sus tradicionales fiestas en honor al Señor del Perdón, hablaremos a grandes rasgos sobre esta antigua imagen que se venera, desde tiempos inmemoriales, en el templo parroquial de Tancítaro, así como de su reciente festividad.

La imagen de Cristo Crucificado

Según la tradición: “Hace muchos años, llegó a Tancítaro un escultor o imaginero, que fue atendido por el gobernador del pueblo, dado que en esa época, Tancítaro era una república de nativos; ese escultor vino a estas tierras a ofrecer en venta la imagen de un Cristo Crucificado..., una bellísima imagen, que la autoridad vio con buenos ojos y realizó una asamblea con todo el pueblo, para ver la posibilidad de comprarla, entre ellos se encontraban religiosos, caciques, obreros, peones y todo el pueblo, quienes aceptaron la compra. Cuando se dio a conocer el precio, los nativos se vieron superados en mucho por el precio, así que los frailes viendo el apuro y la necesidad de tener una imagen, ayudaron para reunir un poco más de dinero, pero aun así no reunieron la cantidad”.

Ante esta situación, “... el escultor decidió dejarles la imagen y regresar al año siguiente por su dinero, y así los pobladores pudieran completar el precio de la compra; los vecinos reunieron a tiempo la cantidad y en la fecha acordada se esperó al escultor, pero éste nunca regresó, pasaron varios años nunca volvieron a tener noticias del escultor; se dice que en la caja de la comunidad se conservó el dinero por varios años. A cambio de tan generoso regalo, y como ofrenda de los pobladores, decidieron darle el nombre del Señor del Perdón, en recuerdo del perdón otorgado por aquel escultor, al cual día a día, Tancítaro eleva sus oraciones ante esta imagen, que vive en los corazones de todo un pueblo”.

Su festividad anual

Actualmente, el culto al Señor del Perdón es alentado por el Sr. Cura Roberto Torres López, así como por los sacerdotes vicarios de Tancítaro, quienes, con el apoyo de un grupo de guardianes, celadores y comisionados, promueven la devoción en la sede parroquial, al igual que en las comunidades y rancherías, gracias a las visitas de las imágenes peregrinas en toda esa demarcación eclesiástica; en coordinación con un comité de fiestas, se encargan de la organización de su festividad, que se lleva a cabo en el marco de las celebraciones de fin e inicio de año, en las que participan los gremios, movimientos y asociaciones apostólicas, así como en el encuentro anual del 31 de diciembre con la parroquia vecina de Apo del Rosario, un evento que se realiza desde hace más de 26 años, con una multitudinaria procesión desde la comunidad de Las Higueras, que culmina con una celebración eucarística; en esta edición 2022, por primera vez, se unió a este encuentro la parroquia de Pareo. A esta festividad se han integrado diversas actividades culturales, enmarcadas por una verbena popular y la quema de cientos de luces de colores en honor del Señor del Perdón.  

¡Señor del Perdón, mueve los corazones y ten misericordia de nosotros!