La comunidad de Sicuicho celebró el pasado 25 de julio a su Santo Patrono, el Apóstol Santiago. Sicuicho es una de las comunidades con más religiosidad popular arraigada en nuestra diócesis, los fieles se preparan desde con días de anticipación con mucha alegría para celebrar su fiesta, que por lo general está cercana a la fiesta del Corpus Cristi que también celebran con mucha devoción y tradición.

La comunidad se prepara de una forma espiritual con las confesiones, y los niños que harán su primera comunión. Previo a la fiesta hay una evangelización donde más de ciento cincuenta personas visitan casa por casa invitando a las familias a deja a un lado el paganismo y preparen su corazón comprometiéndose a ir cambiando en su vida no solo en las festividades.

Las familias son muy entregadas, quieren mucho al Patrón Santiago, son muy generosas, reciben a familiares que vienen de Guadalajara, Morelia, Ciudad de México, que vienen a celebrar la fiesta patronal y los reciben con mucho gusto además de atenderlos muy bien, son muy buenos anfitriones.

Durante la fiesta se llevan acabo varias actividades, religiosas, culturales, deportivas, etc. Como lo son las carreras, las cabalgatas, las orquestas en el auditorio, los torneos de basquetbol, entre otros.

Varios niños y adolescentes recibieron a Jesús Eucaristía por primera vez, mientras que el día 24 de julio, Mons. Javier Navarro Rodríguez celebró la fiesta adelantada, debido a que, en nuestra diócesis, son varias las parroquias que están dedicadas al apóstol Santiago. En su homilía, Mons. Javier Navarro invitó a los fieles a no buscar a Dios solamente los domingos, si no todos los días, el encuentro con Dios nuestro Señor debe ser diario, pues Él está siempre atento a nuestras súplicas.

Al término de la Eucaristía, llegaron al atrio los caballerangos del Patrón Santiago, encabezados por el P. Francisco Rincón, originario del lugar, quienes fueron recibidos por el Sr. Obispo y el Pbro. José María Blanco, Párroco de Pamatácuaro, quienes después de saludar y felicitar a los jinetes, bendijeron un frenito que sería colocado en la imagen del Santo Patrono para la procesión por las calles de la comunidad.

En entrevista para Periódico Mensaje, el Pbro. José María comentó que después de la pandemia que vivimos, se han podido llevar a cabo las festividades en estas comunidades con los diversos protocolos de salud que se requieren. La gente ya estaba esperando que se pudieran realizar como es la costumbre. Invitó también a los fieles a que, en cada comunidad, al celebrar a su Patrón o Patrona, lean su vida, lean la intercesión que hacen por nosotros y que nosotros como ellos podemos llegar a ser santos, siendo apóstoles y misioneros del Señor Jesús, como el patrón Santiago dio testimonio de Cristo y fue el primer mártir, nosotros tenemos que ser mártires al entregar nuestra vida, rechazando el pecado.