El sábado 9 de marzo del 2019, las comisiones de Liturgia y Pastoral de la Salud convocaron a los ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión a un Encuentro de Formación y Actualización.

La cita fuer en el Seminario Mayor Diocesano. Inició con el tema: EL MINISTRO EXTRAORDINARIO DE LA SAGRADA COMUNIÓN, AGENTE DE LA PASTORAL DE LA SALUD, que recordó los conceptos de salud y enfermedad. La salud ligada estrechamente a la vida, que como tal tiene que ver con la persona de manera integral, en todas sus dimensiones: física, psíquica, social y espiritual. Aprendimos cómo los enfermos representan un campo privilegiado de la actuación de Jesús. Descubrimos que la salud es parte integrante de la misión eclesial y que hoy Jesús sigue junto al enfermo: la Iglesia “sanante”. También revisamos 3 grandes pilares que nutren nuestra acción pastoral con los enfermos: la Palabra de Dios, los sacramentos (especialmente los de enfermos) y la caridad como consecuencia y acción de las anteriores. La charla, muy interesante y amena, estuvo a cargo del Pbro. Raúl Ventura Navarro.

En un segundo momento, la Ing. Sandra Parra Macías nos compartió el tema: LA PRAENOTADA: UNCIÓN DE LOS ENFERMOS Y PASTORAL DE LOS ENFERMOS, basado en la constitución apostólica de Paulo VI sobre este sacramento. Se profundizó sobre la enfermedad humana y su significación en el Misterio de la Salvación y los sacramentos que hay que dar a los enfermos, su orden y conocimientos básicos y prácticos, con los elementos necesarios para iluminar el desempeño eficaz de quienes realizan este ministerio.

En el desarrollo de la jornada se despejaron muchas dudas y preocupaciones de parte de los asistentes en relación a la tarea gozosa que prestan de llevar la Comunión a los enfermos. Se contó con la asistencia de aproximadamente 300 personas, que participaron activamente y que representan a la mayoría de las foranías de la Diócesis. Los resultados de la evaluación final fue positiva, pidiendo que se realice este tipo de eventos al menos 2 veces al año. Por lo pronto, la cita será hasta dentro de un año, el primer sábado de marzo. Agradecemos a Dios Nuestro Señor, el desarrollo favorable del evento. ¡HASTA LA PRÓXIMA!