Un poco fuerte, el título, pero muy cierto. La mayoría de los protestantes no hacen Teología; algunos se limitan a repetir los contenidos de los libros que les dan sus pastores; tal es el caso de los Testigos de Jehová y de la mayoría de los evangélicos y bautistas que ponen por encima de la Biblia, las enseñanzas de sus pastores y el odio que le tienen a la Virgen. Cuando se dialoga con ellos, nos damos cuenta de que, aunque pertenezcan a distintas sectas, prácticamente usan los mismos argumentos cuando se trata de criticar a la Iglesia o de ofender a la fe que profesamos. El tema de la virginidad de María es uno de los temas. Para ello se basan en unas cuantas expresiones de la Biblia y en muchas especulaciones. Los argumentos que usan, sólo reflejan una pobre y poco reflexionada Teología.

En resumen, dicen que:

  • María tuvo que ver con san José, porque en Mt 1, 25 está escrito que “no la conoció hasta que dio a luz un hijo”, pero ellos agregan que después sí. Cabe mencionar que el evangelista no era morboso, como los protestantes, y no andaba indagando la intimidad de la Sagrada Familia. Además, esos comentarios reflejan que no tienen la más mínima idea, del mensaje de esa parte del Evangelio.
  • Dicen que tuvo más hijos, porque Jesús es el primogénito (Lc 2, 7), es decir, el primero de muchos hermanos. ¿Será cierto? ¿A los hijos únicos, como se les dice en la Biblia?
  • Siempre mencionan (Mc 6, 3), cuando se habla de los hermanos de Jesús, que son: Santiago, Joset, Judas y Simón, y no entienden el insulto que hay en esa cita bíblica que los protestantes (perdón, que los judíos), están profiriéndole contra Jesús.

En este artículo no vamos a resolver estas objeciones de los judíos (perdón, de nuevo, de los protestantes), y sólo nos limitaremos a dar un par de objeciones:

  • En la Biblia nunca aparece la expresión hijos de María ni otra equivalente, ni se menciona a María como Madre de fulano y zutano.
  • Si María tuvo más hijos, entonces ¿por qué Jesús se la entregó como Madre al discípulo amado, y por qué éste la llevó a su casa? (Jn 19, 26). Ese derecho debería pertenecer a Santiago, Joset, Judas y Simón.

En los siguientes artículos iremos desarrollando esta temática, donde no sólo reflexionaremos sobre el problema de los hermanos de Jesús, sino que analizaremos con atención, cada una de las expresiones antes citadas y el sentido teológico de la virginidad de María.