Sin duda alguna, el 2019 nos plantea grandes retos que necesariamente requieren de trabajo, constancia y tenacidad. Cada año tenemos la oportunidad de retomar sueños y proyectos que estén a nuestro alcance, para construir un futuro mejor. Desde este espacio les comparto que en esta Dimensión de la Pastoral de la Movilidad Humana hemos iniciado con mucho entusiasmo para contribuir desde nuestro quehacer, al futuro que tanto hemos soñado.

Aunque el trabajo es muy amplio, los pasos que hemos venido dando son vitales para que esta pastoral sea cada vez más visible y activa en la atención de todos y cada uno de los problemas derivados de la migración, Desde la decisión de salida hacia una tierra nueva, por diversas circunstancias (expulsión), hasta el camino (tránsito) y el retorno de nuestros migrantes y sus familias.

Hoy domingo estamos arrancando actividades con el equipo diocesano en capacitación intramuros, para seguir capacitándonos en los diversos temas sobre derechos humanos, lo que nos permitirá seguir acompañando, orientando y asesorando en este campo.

No olvidamos a los migrantes que en octubre pasado ingresaron a nuestro país en busca del sueño americano hacia los Estados Unidos; en los últimos días, los noticieros han ocupado sus espacios con los problemas derivados de la falta de gasolina, que esperamos se resuelva pronto, para que no se convierta en algo grave para la economía de nuestro país.

Las noticias más reciente dan razón de que ya son 2 mil migrantes hondureños de las caravanas que han regresado a su país. Esto lo informó el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, quien dio a conocer los datos en conferencia de prensa, tras reunirse con el mandatario de Honduras, Juan Orlando Hernández.  Morales confirmó que una persona fue detenida por alentar una migración “sin cumplimiento de órdenes establecidas tanto en Honduras como en Guatemala, estimulando una migración que a todas luces es peligrosa”. El presidente de Guatemala criticó el intento violento de un grupo de migrantes, para ingresar a México, poniendo por delante a niños, mujeres y personas vulnerables. Sus declaraciones sólo confirman lo que ya se había analizado desde diversos ángulos: las caravanas fueron formadas con fines que aún no son del todo claros. Esperamos que el regreso a sus países de origen sea en orden y salvaguardando sus derechos de integridad personal, sobre todo hacia las  mujeres, niños y adultos mayores.

Continuemos contribuyendo y aportando positivamente al futuro que deseamos: “En la migración, también somos familia”.