Hoy quiero hablar contigo sobre la importancia de tener un proyecto de vida como medio para lograr los resultados que tanto ansiamos. Todos en algún momento, hemos sentido que no estamos obteniendo los resultados que nuestro esfuerzo merece; esta sensación aparece cuando hacemos muchas cosas, pero no alcanzamos los objetivos propuestos, generando un círculo vicioso de frustración y desmotivación.  En este sentido, identifico 2 de las razones más recurrentes del fenómeno: No alineamos nuestros objetivos con un modelo de administración de nuestra vida, que gobierne todo lo que hacemos, y no conectamos nuestras tareas del día a día con nuestros objetivos, por lo que el impacto de las tareas que vamos cerrando, se diluyen en lo que queremos lograr.

¿Por qué necesitas un proyecto de vida? Todos tenemos sueños y deseos; no hay día en el que no imaginemos un futuro mucho mejor de lo que hoy tenemos. La clave de todo está, entonces, en convertir los sueños en resultados. Hay que convencernos de que necesitamos construir proyectos de vida. Éstas son las 5 razones por las que necesitas un proyecto de vida, ahora mismo: 1. Necesitas que la administración de tu vida ocupe un espacio en tu mente de forma permanente, en el que pienses sobre tu vida, tomes decisiones y ejecutes de manera coherente, no de manera esporádica o sólo cuando haces tus propósitos de Año Nuevo; 2. Necesitas tener un método de gestión personal, que impida que tus buenas ideas queden sólo en buenas intenciones; 3. Necesitas un proyecto de vida para presionarte a ti mismo y obtener mejores resultados en menos tiempo, pues el reloj nunca se detiene; 4. Necesitas integrar los diferentes aspectos de tu vida y empezar a pensar en ti como algo integral, al margen de la variedad de responsabilidades que tengas, y 5. Necesitas generar el hábito de controlar y mejorar tu propia vida, iniciando el círculo virtuoso de la mejora continua.

Queda claro que tu siguiente paso es empezar a construir tu propio proyecto de vida, para que tu vida tenga un orden y un sentido, al grado de evitar caer en la ociosidad, que es la madre de todos los vicios. Éste es el momento de poner manos a la obra; diseña lo que quieres para ti, cómo y cuándo lo quieres, para cumplir con tus objetivos. Sólo tú sabes lo que necesitas y puedes lograr. No te subestimes y plasma tus sueños, para ser feliz y autorrealizarte. ¡Éxito, paz y bien en este 2020!

Lic. María de Jesús Pérez Casas