XXV Reunión Diocesana de Jóvenes Vista Hermosa 2018

Cada año, los jóvenes se reúnen para celebrar la Reunión Diocesana: un momento a ofrecer por el trabajo pastoral y el compromiso de muchos jóvenes que animan, trabajan y se comprometen con Jesús parar vivir la Misión del Reino. Este Año de la Juventud nos unimos en la reflexión por el Sínodo de Jóvenes sobre la Fe, la Vocación y el Discernimiento Vocacional.

El domingo de la reunión, desde antes de las 8 de la mañana, ya estaban los primeros grupos de jóvenes desayunando con arroz y chilaquiles, además de refresco y agua que nos ofrecieron, para tener fuerzas. El contingente de casi 5 mil jóvenes comenzó a formarse para la tradicional marcha, por algunas calles, con sus casas decoradas y las familias aplaudiendo a los visitantes: una fiesta en la que las parroquias de la foranía Vista Hermosa ofrecieron música y alegría al por mayor, hasta llegar a la unidad deportiva, donde Jesed estaba animando la reunión con canciones que hicieron estremecer el corazón de los jóvenes.

Después tuvimos la Hora Santa: el Señor Jesús, quien congrega, el protagonista, el que da vida a nuestro trabajo pastoral, avivó el corazón de los presentes. El Centro Diocesano de Vocaciones se encargó de este momento, en el que se buscaba concientizar sobre la cultura vocacional. Recibimos la bendición de Jesús y quedamos fortalecidos para continuar con el ballet Andrómeda, que presentó números de estampas y bailes modernos. Después vino la comida: unas ricas carnitas con frijoles, que nos dieron fuerzas para continuar con la santa Eucaristía, presidida por Don Javier, nuestro Obispo Diocesano, quien ayudó en la reflexión a los sacerdotes ahí presentes, que fuimos más de 20, así como a los jóvenes, a partir del episodio del ciego Bartimeo, al grado de arrancarnos sonrisas y motivarnos para continuar con nuestro trabajo.

Al final se dieron agradecimientos a los encargados de la reunión, así como al asesor de Pastoral Juvenil de la foranía Vista Hermosa. Se dio lectura de las 25 sedes de las reuniones diocesanas de jóvenes; hubo un momento de reflexión, con un joven, un sacerdote, un asesor vocacional y, al final, el Señor Obispo, quien nos despidió con la bendición. Finalizamos la reunión con el cambio de estafeta: SAHUAYO 2019 nos espera, el domingo 27 de octubre del 2019.

Agradezco a Dios por esta reunión diocesana, por la alegría de seguir confiando y esperando mucho de los jóvenes; espero dar esta confianza a ellos en el trabajo de asesor diocesano; agradezco a los sacerdotes de la foranía Vista Hermosa, su apoyo incondicional a esta reunión; a los coordinadores y jóvenes de la foranía que en el desvelo, el cansacio y el trabajo se mantuvieron con las manos arriba, para ser fortalecidos por Dios, y al P. Emmanuel Álvarez, asesor de la PJ en la foranía, por su entrega, compromiso, servicio y dedicación.

Nos vemos en Sahuayo, el próximo año, Dios mediante… ¡A TODOS, GRACIAS!