Cada persona y cada cristiano debería ser un centro de escucha y consuelo, para acompañar, animar y fortalecer a muchos hermanos nuestros que viven la soledad, la desesperanza y la marginación.

En la comunidad de Vista Hermosa, el pasado 8 de marzo: Día internacional de la Mujer, al filo de las 5 de la tarde, se cortó el listón y se abrió el primer Centro de Escucha y Consuelo de la Diócesis de Zamora. Nos acompañaron las autoridades civiles, el Sr. Cura José Cruz Moreno, su vicario el P. Salvador, el equipo de Organismo Levadura Parroquial, el equipo diocesano de la Pastoral Social-Cáritas en su dimensión de Justicia, Paz, Reconciliación, Fe y Política, el P. Nacho Gil, Martín, Gilberto, Mario y algunas personas del lugar.

¿Qué es un Centro de Escucha y Consuelo? Una propuesta de la dimensión de Justicia y Paz que tiene como objetivo: Crear transformación social, prevención y una cultura de paz en las comunidades. Un espacio físico diseñado para el acompañamiento a personas que necesitan ser escuchadas en cualquier tipo de circunstancia, con el fin de crecer en la resiliencia, dándoles herramientas psicosociales, espirituales, pastorales y jurídicas. Un espacio que promueve la dignidad humana, el bien común, la participación solidaria y empática y los derechos humanos, con la finalidad de generar condiciones comunitarias locales que impacten y motiven a una transformación de la realidad. Va dirigido principalmente a personas, familias y comunidades que han sido expuestas a situaciones de riesgo o vulnerabilidad de una manera directa o indirecta, por violencia individual, relacional, colectiva o por desastres naturales.

La dimensión de Justicia y Paz cuenta con metodologías de prevención, para apoyar a niños de Primaria, con el programa “Sembradores de paz”; a adolescentes de Secundaria, con el “Cantando a los leones”; con el programa GAM (“Grupo de Atención a Mujeres” y el de “Familias Fuertes”, a los papás y adolescentes, para fortalecerlos en medio del ambiente de adicciones que impera en la sociedad, y con talleres de participación ciudadana, derechos humanos, protocolos de prevención y ecología integral.

El Centro de Escucha y Consuelo de Vista Hermosa nace después de un proceso de 4 años de acompañamiento de la comisión de Justicia y Paz diocesana, con el apoyo del párroco José Cruz y la participación del Consejo Parroquial, para analizar su realidad particular e irse capacitando para enfrentar la situación de violencia que se vive en esa comunidad. Así se llegó a la decisión de construir juntos: Parroquia, Ayuntamiento, profesionistas, grupos parroquiales y personas de buena voluntad, un centro en el que se pudiera dar cobijo, escuchar y apoyar a cualquier persona. Esta iniciativa es algo que debemos implementar en cada parroquia. Nosotros, como animadores diocesanos, estamos dispuestos a ir a las foranías y parroquias, para presentarles de parte de la Pastoral Social-Cáritas, algunos de sus proyectos de construcción de paz. Como comisión diocesana esperamos este año y los siguientes que se abran más centros de Escucha y Consuelo, para tener personas más sanas, capacitadas y reconciliadas con Dios, con la casa común y entre todos nosotros.