Seminario

Comisión Pastoral del Seminario
Identidad
El Seminario Diocesano es, ante todo, la comunidad de los seguidores del Señor que aspiran a la configuración total con Él. Vivir en el seminario, escuela del evangelio, es vivir en el seguimiento de Cristo como los apóstoles; es dejarse educar por él para el servicio del Padre y de los hombres, bajo la conducción del Espíritu Santo. El Seminario, por tanto, antes que ser un lugar o un espacio material, es un ambiente espiritual, un itinerario de vida, una atmósfera que favorece y asegura un proceso formativo.
El Seminario Diocesano está encomendado, para su dirección y prudente coordinación de cuantos constituyen la comunidad educativa, a un Rector nombrado por el Obispo. Presidida por el P. Rector, esta institución está integrada por los seminaristas en sus diversos grados de formación, por los profesores y por el Equipo Formador que a su vez, está compuesto por los responsables de las etapas de Teología y Filosofía, del Seminario Menor y del Curso Introductorio.
El Seminario, como institución diocesana, tiene un representante en el Consejo Presbiteral y otro en el Consejo Diocesano de Pastoral. El Rector, por su cargo, es miembro nato de ambos consejos.
La actividad del Seminario está divida en cuatro áreas de formación: humana, espiritual, académica y pastoral. Para atender a la formación pastoral, existe en el Seminario la Comisión de Pastoral.
Funciones
  1. El Rector revisa el acompañamiento de los seminaristas en su formación integral en orden al sacerdocio ministerial, de acuerdo con los criterios de la pastoral diocesana.
  2. Coordina las actividades que tiene el Seminario con proyección a la comunidad diocesana, con las demás actividades pastorales de la diócesis en sus distintos niveles.
  3. Coordina las acciones de apostolado que, como parte de su formación, los seminaristas realizan en las comunidades.
  4. Apoya la realización, programación y evaluación del equipo de formadores, para compartirlas con el Consejo Diocesano de Pastoral.
  5. Impulsa el proceso de planeación y coordinación pastoral del Seminario.
  6. Informa sobre los aspectos de interés general.
  7. Acoge el sentir de los agentes de pastoral y del pueblo de Dios, sobre todo con relación al apostolado de los seminaristas, a la institución de ministerios y a la aceptación de candidatos para las órdenes sagradas.
Departamentos
  1. Promoción Vocacional para el Seminario Diocesano: Es el departamento que, en coordinación con el delegado diocesano, anima la promoción vocacional para el Seminario Diocesano, participa en todos los aspectos propuestos por el Delegado, y lleva a cabo actividades que favorezcan el acompañamiento y discernimiento de los jóvenes que deseen optar por entrar al Seminario Diocesano. Entre sus tareas están:
  1. Promover las vocaciones al ministerio ordenado en las parroquias y colegios, por medio de personas, medios y materiales adecuados, que den a conocer el Seminario, en coordinación con el párroco.
  2. Acompaña a niños, adolescentes y jóvenes con inquietud vocacional.
  3. Organiza semanas vocacionales con ocasión de los cantamisas, semanas de misiones para posibles candidatos y, sobre todo, el Pre-Seminario de Semana Santa y de verano.
  4. Propicia espacios para el acompañamiento y discernimiento vocacional de los adolescentes y jóvenes, por medio de convivencias vocacionales y campamentos.
  5. Visita a los vocacionales en sus lugares de origen, con la finalidad de conocer a las familias y trabajar con ellas, en vistas a entrar en un proceso de formación.
  6. Atiende a los adolescentes y jóvenes que muestran inquietud por la vida sacerdotal, pero que no tienen posibilidad de asistir a los espacios vocacionales, e inician un proceso de acompañamiento en su propio ambiente, antes de ingresar al Seminario.