Animación Bíblica de la pastoral

Comisión para la Animación Bíblica de la Pastoral
Identidad
Es el organismo que presenta la relación directa y vivencial con la Palabra de Dios como un medio privilegiado para una espiritualidad de seguimiento e identificación con el Señor Jesús, y como inspiradora de la misión y del actuar de toda la Iglesia, evitando un acercamiento meramente informativo, puntual o carismático a la Palabra de Dios. Busca más bien que ella sea el sustento y el vigor de toda la vida eclesial, viviendo lo que se cree y anunciado lo que se vive.
Se considera la fuente de todas las pastorales y de toda la vida de la Iglesia. No se centra sólo en el conocimiento de los textos, sino en la relación con el estilo de vida que el Evangelio propone, inculcando actitudes, maneras de ser, pensar y actuar que vayan de acuerdo al proyecto del Señor en las Escrituras, actualizando y manifestando la voluntad de Dios para nosotros aquí y ahora.
Funciones
  1. Favorece no sólo el adquirir el texto bíblico (tener), profundizar los libros de la Biblia (énfasis en conocer), y crear grupos (reflexionar), sino ayudar a hacer una lectura vivencial del texto sagrado (vivir), enfatizar la identificación y configuración con el Señor Jesús (asimilar).
  2. Está al pendiente de que el mensaje de salvación transmitido en el Evangelio y las Escrituras llegue a empapar, imbuir, dar sentido, y caracterizar todas las dimensiones de la vida de la Iglesia diocesana.
  3. Trabaja y acompaña a grupos y comunidades con una metodología práctica y vivencial que ayude a crear e infundir una mentalidad y unas actitudes bíblicas que correspondan a la revelación y manifestación del proyecto de Dios, para que desde las Escrituras cuenten con elementos y criterios que iluminen las situaciones de vida de comunidades y pueblos, siendo factor de renovación y compromiso, dando esperanza y sentido a las situaciones de vida.
  4. Promueve la participación y el compromiso laical, haciéndolo partícipe y protagonista en la vida y misión de la Iglesia.
  5. Ofrece pautas realizables y elabora subsidios para que las demás pastorales logren tener las Escrituras como la base constitutiva e inspiradora de su espiritualidad y de su misión en la vida de la comunidad. Así, las Escrituras animarán, motivarán, impulsarán, vivificarán y renovarán toda la vida eclesial y pastoral.
  6. Ofrece una metodología sencilla y dinámica para la lectio divina, que puede ser un medio y una propuesta válida, fácil y viable para favorecer un acercamiento vivencial y transformador a las Escrituras.
  7. Participa en los encuentros y congresos provinciales o nacionales que se organizan para promover la reflexión referente a la pastoral bíblica, favoreciendo el intercambio de experiencias, el trabajo en conjunto y la complementariedad con las demás pastorales.
  8. Organiza, promueve y motiva la creación de centros parroquiales o de Foranía, para impulsar la formación bíblica sistemática continua.
  9. Durante todo el año litúrgico, ofrece materiales específicos para cada tiempo del año, de manera continua y sistemática.
  10. Atiende que la formación bíblica en el Seminario no se reduzca al nivel teológico y exegético, sino que incluya también un planteamiento pastoral. Ello es posible mediante el diálogo a través de quienes imparten en dicha institución.
  11. Anima la consagración de vida de los religiosos y religiosas para que en el seguimiento radical del estilo de vida y de las enseñanzas del señor Jesús, asuman su propuesta de vida, en actitudes visibles y concretas.