En Tingambato, en el marco de las fiestas patronales 2018 en honor al apóstol Santo Santiago, el viernes 3 de agosto, en medio de una celebración eucarística, se llevó a cabo la solemne consagración del nuevo altar del templo parroquial que, de acuerdo con la Instrucción General del Misal Romano, es el lugar en el que se hace presente el sacrificio de la Cruz, bajo los signos sacramentales: la Mesa del Señor, en torno de la cual, el Pueblo de Dios se congrega en Su nombre.

La ceremonia de consagración se llevó a cabo a la 1 de la tarde, presidida por Mons. Javier Navarro Rodríguez, Obispo de Zamora, acompañado por el Sr. Cura Sergio Romero Candelario y varios sacerdotes más de la Zona Pastoral Uruapan. Entre los ritos iniciales de la celebración eucarística, se realizó la aspersión del agua, especialmente sobre los fieles reunidos para la ceremonia; también se roció el presbiterio, el altar y el ambón. En la homilía, Don Javier Navarro habló sobre la importancia de los lugares que son consagrados, no solamente para el culto, sino para la oración, la alabanza y la acción de gracias, e hizo alusión al apóstol Santiago en la misión de la Iglesia.  

Como parte del rito de consagración del nuevo altar, fueron entonadas las letanías de los santos y santas de Dios, por el Diácono Josué Eduardo Zalapa Espinosa, colaborador de la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Uruapan. El momento más importante de la Eucaristía fue cuando nuestro Pastor diocesano ungió solemnemente el altar, con el Santo Crisma. Después tuvo lugar la incensación del altar, al igual que el encendido de las velas y cirios, que representan la luz de Cristo; previamente, el nuevo altar fue revestido con manteles y arreglos florales. 

En la emotiva ceremonia, varios miembros de la comunidad parroquial renovaron su compromiso como ministros laicos, entre ellos un numeroso grupo de monaguill@s, lectores, colectores, catequistas y ministros extraordinarios de la Comunión, ante los cuales Don Javier expresó su alegría de compartir con la comunidad parroquial, ese momento.

El nuevo altar está tallado en cantera; armoniza perfectamente con el retablo principal del templo parroquial, al igual que con los demás elementos que integran el presbiterio: el ambón, la sede y la base del cirio pascual, además de una pequeña capilla contigua dedicada para la reserva del Santísimo. 

Antes de concluir la celebración eucarística, el Sr. Cura Romero Candelario agradeció a los presentes, especialmente a las familias de la comunidad parroquial, su colaboración en los diversos trabajos de construcción y remodelación del templo: la colocación de nuevo piso de mármol y granito, y el remozamiento de la sacristía y bancas.

La fiesta parroquial, cuyo día principal fue el miércoles 25 de julio, fue antecedida por una solemne novena de preparación, en la que participaron los grupos y movimientos apostólicos, así como los habitantes de las capillas, barrios, colonias, rancherías y comunidades que integran la parroquia de Tingambato. Durante los 9 días y los siguientes a la fiesta, hasta llegar a la Octava, se desarrollaron diversos eventos culturales, en honor del apóstol Santo Santiago. ¡Felicidades!